Haciendo Su Voluntad, no la nuestra...

...porque Él me amó...
Uno de los obstáculos más grandes para nosotros llegar a vivir una vida Cristiana en plenitud radica en lo difícil que se nos hace el someternos a la Voluntad de Dios. Morir a nosotros mismos, a nuestros deseos, a nuestro orgullo es algo tan difícil que muchas veces optamos por vivir un Cristianismo hipócrita, decimos que somos de Cristo pero no hacemos lo que Él nos manda. 

Cuando decimos que Jesús es nuestro Señor muchas veces lo decimos de la boca para afuera ya que en realidad no entendemos lo que estamos diciendo. Veamos lo que la palabra Señor quiere decir en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: "Que es dueño de algo; que tiene dominio y propiedad en ello." Entonces podemos decir que el buen siervo hace la voluntad de su Señor, de su Dueño, de su Propietario, sin cuestionarlo, sin poner excusas o pretextos.

El Apóstol Pablo lo expresó muy bien cuando le dijo a los Gálatas: "En realidad, también yo he muerto en la cruz, junto con Jesucristo. Y ya no soy yo el que vive, sino que es Jesucristo el que vive en mí. Y ahora vivo gracias a mi confianza en el Hijo de Dios, porque él me amó y quiso morir para salvarme." Por el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario nuestros pecados fueron pagados, fuimos comprados a precio de sangre.

Entonces si Jesús es tu Señor... ¿qué esperas para someterte a Su Voluntad?

Por E. Betances  / Se permite la reproducción citando la fuente
Twitter: @ebetances

0 comments :

Publicar un comentario