Cuando mi hijo tenia como 4 años de edad lo llevé a una oficina médica para hacerle un análisis rutinario de sangre. Mientras esperábamos por nuestro turno todo estaba bien; el chiquito jugaba, bailaba, cantaba, brincaba... todo lo que usualmente hacía.