¡Qué difícil es para nosotros entender el Amor de Dios! Nos gusta recibirlo pero nos molesta aceptar que otro lo reciba. 

Cuando pienso en lo desobediente que he sido y como al venir arrepentido delante de Dios he podido disfrutar de Su Misericordia, Perdón y Gracia no tengo excusas para no mostrar ese mismo amor a aquellos que me han ofendido a mi. 

Hay una canción que me ha ministrado mucho en estos días y quiero compartirla con ustedes. Es de Omar Salas, un cantautor dominicano que tiene una unción especial en sus canciones.