Uno de los problemas más grandes de nosotros, los seres humanos, es el deseo innato de querer tener todo bajo nuestro control. Desde niños lo queremos controlar todo; sólo tengo que ver a mis hijos pequeños y me doy cuenta de lo grande que es ese deseo de controlar.

Este deseo de controlarlo todo muchas veces nos lleva a cometer errores costosos por negarnos a pedir ayuda, a buscar consejo, a escuchar sugerencias, a ceder nuestro derecho. Nuestro orgullo no nos permite ver más allá de nuestra sed insaciable de control.

Lo peor de todo es que ese mismo orgullo nos hace también querer tomar decisiones independientemente de Dios. Terminamos haciendo nuestros propios planes sin ni siquiera consultar con Dios.

Hace un tiempo estuve en un grupo de estudio bíblico y se trató sobre este tema. La lectura base para el estudio es tan clara que no necesita mucha explicación, así que la voy a publicar aquí tal y como está en la Biblia. El pasaje se encuentra en el capitulo 4 del libro de Santiago, los versos 13 al 17:

Oigan ahora, ustedes que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y pasaremos allá un año, haremos negocio y tendremos ganancia.”  Sin embargo, ustedes no saben cómo será su vida mañana. Sólo son un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien, debieran decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora se jactan en su arrogancia. Toda jactancia semejante es mala.  A aquél, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado.

Despojémosnos de una vez y por todas de nuestro orgullo y deseo de controlarlo todo. Dios está esperando que le demos el control y que busquemos Su voluntad y propósito para nuestras vidas. Él nos creó y nos ama más que nadie; Él tiene un plan de bendición para nosotros, sólo nos toca seguirlo y obedecer. 

¡Soltemos el control a Dios!

Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/ebetancesblog
Plus.Google.com/+EmanuelBetances
Decisión Vital
En estos últimos meses he tenido la dicha de conocer mucha gente especial a través de las redes sociales. Gente que ha decidido dedicarle sus talentos y habilidades a Dios y que le sirve de todo corazón. Gente que está impactando esta generación con el mensaje y el amor de Jesús. Gente que me inspira a seguir buscando más de Dios y darle a Él todo lo mejor de mi. No voy a mencionar nombres porque sé que a ellos no les interesa ser reconocidos pero le doy gracias a Dios por sus vidas y por ponerles en mi camino.
A veces nos parece que estamos caminando en un desierto...

Esta mañana me desperté pensando en algunas cosas por las que he estado orando y esperando por meses y todavía nada.

Es difícil mantener la fe cuando estás en el desierto por un tiempo y no encuentras la salida. Llegas hasta a pensar que Dios no te escucha, que se olvidó de ti.

Hoy se cumplen dos años de una de las tragedias más grandes de nuestros tiempos: el terremoto de Haití. Se dice que esta tragedia dejó más de 315,000 muertos, millares de heridos y casi 2 millones de damnificados.

Estas cantidades causan gran asombro pero no se comparan con el impacto que me causó estar allí en Puerto Príncipe a sólo días del suceso. Parecían escenas sacadas de una película de guerra: gente desplazada por todas partes, basura, escombros, edificios en el suelo, carros destrozados, sirenas, aviones y helicópteros de guerra sobrevolando la ciudad. Fueron momentos muy dramáticos y emocionales para los voluntarios que decidimos ir a dar una mano a nuestros hermanos haitianos. Pueden leer algunas de mis impresiones y testimonios en mi artículo Testigos de Su Gloria en Haití .
"Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso." Jesús (Mateo 11:28)
En este mundo lleno de malas noticias, de problemas, de dificultades, yo he comprobado que la vida con Cristo se vive mucho mejor.

Esto no quiere decir que cuando vienes a Jesús, y decides seguirle, todo es "color se rosas"; al contrario, al convertirte en hijo de Dios vienes a ser enemigo del diablo y este va a tratar de destruirte o neutralizarte con tal de que no recibas todo lo que Dios tiene preparado para ti y cumplas con Su propósito.

La ventaja que nos da el ser hijos de Dios es que tenemos a un Padre Todopoderoso que nos defiende; ya no tenemos que pelear solos, no tenemos que enfrentarnos a la vida sin esperanza. Jesús viene a ser nuestra Fortaleza, nuestra Esperanza.

Es mi oración que hoy puedas acercarte más a Jesús y así puedas experimentar esa paz y tranquilidad que sólo Él puede dar. 
“En mi angustia oré al Señor, y el Señor me respondió y me liberó. El Señor está de mi parte, por tanto, no temeré; ¿qué me puede hacer un simple mortal?” Salmos 118:5-6 

Te bendigo,

Manny

PS. Si te gustó esta nota, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!

Por E. Betances  / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Gplus.to/ebetances

Este nuevo año lo empecé con mucha expectativa de lo que Dios va a hacer en mi y a través de mi; por esta razón voy a dedicarle más tiempo a la búsqueda de Dios y al estudio de la Biblia. Prometo escribir en mi Blog (www.ebetances.com) acerca de las cosas que Dios me vaya revelando.

Espero que tú también tengas ese deseo de acercarte cada día más al propósito que Dios tiene para tu vida. Créeme, nada de este mundo vale la pena si Dios no es primero en tu vida. Puedes hacer muchos planes y muchas resoluciones pero al final no tienes control de nada; Dios controla todo.

Si necesitas oración, por favor ve a nuestra página de Intercesión en Facebook y deja o envía tu mensaje. Estaré junto con otros amigos orando por tus peticiones. La página es: Facebook.com/intercesion

¡Les bendigo en el nombre de Jesús y les deseo el mejor de los años!

Manny Betances

Por E. Betances  / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Gplus.to/ebetances