Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Plus.Google.com/+EmanuelBetances



“Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte.” Salmos 127:3

En mi adolescencia no recuerdo haber soñado con algún día ser padre; quizás no que le di mucha importancia a este tema.

Por los últimos 16 años Dios me ha dado el privilegio de estar casado con Priscila y, como nos casamos relativamente jóvenes, decidimos esperar un tiempo para tener hijos. Luego de casi cuatro años de casados todavía no pensábamos que era el tiempo “correcto” para comenzar a “buscar familia” pero fuimos gratamente sorprendidos por Dios con nuestra primogénita, Melanie. No habían pasado 16 meses cuando Dios nos bendijo una vez más con nuestra segunda hija, Sarah. Ya con dos hijas pensábamos que habíamos completado la familia; pero Dios tenía otros planes en mente: cuatro años más tarde llegó mi “clon”, Manny Jr.

¡Qué gran bendición y al mismo tiempo qué gran responsabilidad son los hijos!

Es impresionante cómo Dios ha utilizado la relación con mis hijos para ayudarme a conocerlo más a Él. La manera intensa en que amo a mis hijos, aún en esos momentos en que aparentemente “no se lo merecen”, me ayuda a comprender mejor la gracia que Dios ha tenido y tiene para conmigo.

En los últimos días Dios ha estado ministrando mi vida en cuanto a mi rol como padre y por esta razón decidí comenzar esta serie de artículos para que juntos aprendamos más sobre cual es nuestro rol como padres.

En una sociedad completamente secularizada, y que cada día se aleja mas de Dios, el rol de padres temerosos de Dios se hace indispensable.

Es interesante que a pesar de que este tema de la crianza de los hijos es tan complejo y extenso, y que ha sido analizado y estudiado ampliamente a través de los siglos, el Apóstol Pablo es guiado por el Espíritu Santo a presentarlo de manera magistral, no en un libro completo o en un capítulo completo, sino en un sólo versículo:

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.” Efesios 6:4 (LBLA)

El Apóstol Pablo nos exhorta como padres a amar a nuestros hijos de tal manera que no se enojen con nosotros y a criarlos de tal manera que lleguen al conocimiento de Dios.

En mi próximo post estaré tratando sobre cómo podemos provocar la ira en nuestros hijos.

Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Plus.Google.com/+EmanuelBetances

Existe una corriente doctrinal/filosófica que se está pregonando a través de libros, sermones, canciones, etc. donde se enseña que la vida cristiana es como una especie de “guerra espiritual cósmica e intergaláctica” donde el diablo tiene tanto “poder e influencia” que se la pasa “dañándole los planes a Dios”. Por esta razón los hijos de Dios debemos mantenernos todo el tiempo peleando, y declarando, y reclamando, y decretando y arrebatándole cosas al enemigo. El problema con este tipo de enseñanza es que va totalmente en contra de lo que la Biblia enseña.

La autodenominada "profeta internacional" Nancy Amancio es una de las precursoras de este tipo de enseñanza en Latinoamérica y su canción titulada Arrebato es sólo una entre varias donde ella hace malabares y acrobacias con el texto bíblico.

Veamos las letras:

ArrebatoNancy Amancio

Aunque se levanten mil gigantes contra mí, no temeré
El enemigo no podrá tocar mi fe.
Porque Dios me ha cambiado el nombre y me hizo su hija
Y hoy soy cabeza y no cola
Y ahora vivo de gloria en gloria


[Coro]

-Hoy me apodero de lo que a mí me pertenece
Lo que me has quitado me lo devolverás con creces
Porque Dios me hizo su hija
Y con los hijos de Dios nadie se mete.

El me hizo coheredera juntamente con El
Y me ha dado el poder para atar y desatar
Y declarar una palabra que cambie tu generación
Y hoy declaro que él te devuelve lo que te robó


-[Coro]-

-Puente—

Yo te arrebato mi familia, Yo te arrebato mi salud
Yo te arrebato los tesoros de los cielos, que pertenecen a mi casa
Arrebato, Arrebato.
Arrebato todo lo que es mío
Arrebato, arrebato. Lo que es mío, lo que es mío


Primeramente, esta es una canción dedicada al diablo. ¿Por qué? Porque a él es que ella se la canta. ¿Dónde en la Biblia se nos exhorta a hablar o discutir con el diablo? Santiago 4:7 dice: “Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.” Si leemos detenidamente este versículo nos da la clave para obtener la victoria: “humillarnos delante de Dios”. Esto va acorde con lo que dice 2 Crónicas 7:14: “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Y lo interesante de ese versículo de Santiago 4:7 es que cuando vemos por qué el apóstol manda al pueblo a humillarse nos damos cuenta que es por la misma razón por la cual Amancio está “tratando de arrebatarle cosas al diablo”. Santiago 4:2-3 dice: “Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo. Sin embargo, no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios. Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.”

Volviendo al tema de que el diablo puede “robarnos cosas que Dios nos dio” y que “tenemos que enfrentarnos con él para arrebatárselas” y que “él nos las devolverá con creces” y todo ese rollo… ¿Dónde dice la Biblia todo eso? Veamos la historia de Job. El diablo viene a donde Dios y es Dios mismo quien trae a Job a la conversación: “Entonces el Señor preguntó a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal.” Job 1:8. El diablo entonces le dice a Dios: “Sí, pero Job tiene una buena razón para temer a Dios: siempre has puesto un muro de protección alrededor de él, de su casa y de sus propiedades. Has hecho prosperar todo lo que hace. ¡Mira lo rico que es! Así que EXTIENDE TU MANO y QUITALE TODO lo que tiene, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara!” El diablo sabía que no podía hacerle nada a Job a menos que Dios le diera permiso. Dios le concede permiso diciendo: “Haz lo que quieras con todo lo que posee, pero no le hagas ningún daño físico.” El diablo va y prueba a Job, el cual pierde todos sus hijos e hijas y su ganado y posesiones en un solo día. Vuelve el diablo a donde Dios y Dios le dice: “—¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal. Además ha conservado su integridad a pesar de que tú me incitaste a que le hiciera daño sin ningún motivo.” El diablo entonces le dice a Dios: “extiende tu mano y quítale la salud, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara!” A lo cual Dios responde: “Muy bien, haz con él lo que quieras pero no le quites la vida.” Aquí empezó la lepra de Job y todo el drama que se desarrolla en los siguientes 40 capítulos del libro. ¿Dónde vemos a Job peleando con el diablo?

¡Al final de toda la historia, en el capítulo 42, vemos que Job fue completamente restaurado con el DOBLE de lo que tenía antes! ¿Quién restauró a Job? ¿El diablo? ¡Noooooo! “Cuando Job oró por sus amigos, el Señor le restauró su bienestar. Es más, ¡el Señor le dio el doble de lo que antes tenía!". Job 42:10

Algunos versículos a considerar:

“El Señor es mi pastor; tengo todo lo que necesito.” Salmos 23:1

“Así que como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios; pero si vamos a participar de su gloria, también debemos participar de su sufrimiento. Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.” Romanos 8:17:18

“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.” Romanos 8:26

“¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como éstas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra?” Romanos 8:31

“¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte? (Como dicen las Escrituras: «Por tu causa nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero». Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 8:35-39

No nos dejemos engañar; si, la Biblia nos manda a tener cuidado con el diablo y con sus asechanzas y tramas… pero como hijos de Dios ya Jesús obtuvo la victoria sobre Satanás en la cruz y nosotros estamos seguros en Él.

Me gusta lo que dijo el Pastor Miguel Nuñez al analizar esta canción en su sermón "Danos hoy nuestro pan de cada día":

“Algunos enseñan hoy que Dios nos ha entregado enormes bendiciones, pero que Satanás las ha acaparado y que yo tengo hoy que arrebatárselas a Satanás. Qué gran distorsión!!! [...] La idea detrás de esta canción es que Satanás me ha robado todo lo que Dios me ha dado y que ahora, yo tengo que ejercer mi autoridad y arrebatarle a Satanás todo lo que él tienen en su mano y que Dios me había dado previamente, pero que Satanás ha logrado quitarme. Esta es una canción totalmente contraria a la revelación de Dios. No es la mano de Satanás la que está llena de bendiciones robadas y que ahora yo tengo que arrebatar. No! es la mano de mi Padre la que está llena de bendiciones ganadas en la cruz del calvario por lo méritos de Cristo, selladas con sangre y garantizadas por el poder de su Espíritu.

Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Plus.Google.com/+EmanuelBetances

¿Alguna vez has escuchado a algún cristiano cancelando, declarando o decretando? Aunque no ves a nadie en la Biblia haciéndolo, en los últimos 10 o 15 años este lenguaje se ha infiltrado en la iglesia. ¿Y de donde proviene? Bueno, todo esto proviene de una mezcla de enseñanzas de la "teología del dominionismo" y de la "confesión positiva" cuyas practicas y terminologías son muy frecuentes en áreas del ocultismo, satanismo, brujería y espiritismo, y también son muy utilizadas en la metafísica.

Muchos vienen a Cristo hoy en día con la idea equivocada de lo que es el Evangelio; y muchas veces no es culpa de ellos sino del tipo de mensaje que escuchan. Aunque se puede encontrar "base bíblica" para avalar algunas de estas enseñanzas, lamentablemente la mayoría de las veces estas predicas están cargadas de textos fuera de contexto, de supuestas "revelaciones divinas", de experiencias personales y de puras técnicas mercadológicas y de manipulación de masas.

Jesús no vino al mundo a morir en una cruz para darnos todo lo que nuestra carne desea. Satanás es quien siempre te va a ofrecer todo lo que tu carne desea: fama, poder, salud, posición, dinero, mujeres, relaciones, etc. Jesús nunca ofreció cosas terrenales a sus seguidores. Jesús murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día para darnos perdón y vida eterna a todos los que creamos en Él. (Juan 3:16)

Jesús le dijo a Sus discípulos: "Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo." (Juan 16:33) Mientras era interrogado, Jesús le dijo a Pilato: "Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí." (Juan 18:36)

¿Sabes como vivieron y murieron la mayoría de los primeros discípulos de Jesús? 

Mi hermano y amigo Pastor Francis Montás escribía en días pasados en su muro de Facebook: "Hay muchas historias horripilantes de cómo murieron los discípulos de Jesús y otros discípulos que más tarde creyeron. Casi todos fueron muertos en edades tempranas; algunos quizás antes de los 55 años de edad."

¡Estos discípulos entendieron el Evangelio de tal manera que no les importó hasta perder sus propias vidas por Cristo! ¿Es este el mensaje y la actitud de los que andan cancelando, declarando y decretando?

Veamos como cuenta la historia que murieron los Apóstoles de Jesús y algunos de los primeros discípulos:

Juan el Bautista:
  • Profeta y primo de Jesús. El mismo Jesús dijo: "Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él." Lucas 7:28 ¿Como murió? Fue encarcelado y decapitado por orden de Herodes Antipas en la fortaleza de Maqueronte. Este dato es mencionado tanto por Flavio Josefo (Ant., XVIII, v, 2) como por los Evangelios de Marcos 6:16-29 y Mateo 14:3-12.
Esteban:
  • Uno de los siete diáconos escogidos por la iglesia primitiva fue apedreado en Jerusalén, y fue el primer mártir cristiano.
Felipe: 
  • Fue también discípulo de Juan el Bautista y llamado por el mismo Jesús para que lo siguiera. Clemente de Alejandría -Titus Flavius Clemens-, refiere que Felipe murió crucificado en una persecución en contra de los cristianos en Hieropolis o Frigia, Grecia en el año 54 DC.
Jacobo:
  • Fue decapitado a espada en Jerusalén, por orden del rey Agripa en el año 44 DC.
Andrés:
  • Fue crucificado en una cruz en forma de “X” en Grecia alrededor del año 70 DC. Después de haber sido azotado severamente por siete soldados, ellos ataron su cuerpo a la cruz con cuerdas para prolongar su agonía. 
Mateo:
  • Lo traspasaron cruelmente a espada en Etiopía, después de haber llevado a ese país el Evangelio a los inconversos e idólatras; murió en la ciudad de Nadaba en el año 60 DC.
Pedro:
  • Sufrió el martirio en Roma, durante el reinado de Nerón en el 69 DC. Su muerte también fue muerte de cruz igual a la de Jesús, pero él se consideró a si mismo indigno de morir igual que Él y fue crucificado de cabeza.
Tomás:
  • Fue ejecutado en Calamina, India, 70 DC. donde sacerdotes paganos enfurecidos por su predicación traspasaron su cuerpo lado a lado con lanzas.
Bartolomé:
  • Fue desollado vivo después en Armenia luego que se negó a retractarse del Evangelio. Después que le removieron la piel, fue crucificado en el año 70 DC.
Judas Tadeo:
  • Fue crucificado en Edesa, Mesopotamia en el año 72 DC.
Simón (Zelote):
  • Fue crucificado por el gobernador de Siria en el año 74 DC.
Matias:
  • fue apedreado en Jerusalén y después decapitado en el año 70 DC.
Bernabé:
  • Fue quemado en Cipre en 64 DC.
Marcos:
  • Murió arrastrado por el pueblo de Alejandría en una gran fiesta a su ídolo Máximo en el año 64 DC.
Jacobo (Santiago):
  • Fue llevado al techo del templo donde una multitud se congregaba. Cuando él se negó a retractarse, fue tirado hacia abajo. Él sobrevivió la caída y la multitud lo golpeo con barrotes hasta morir en el año 63 DC.
Pablo:
  • El apóstol Pablo fue torturado y después decapitado por el vil emperador romano Nerón en el año 67 DC.
Lucas:
  • Fue ahorcado en Atenas en 93 DC.
Juan:
  • Juan el discípulo amado es el único discípulo que murió de causa natural, pero eso no significa que fue exento de persecución. Se dice que Juan fue metido en una olla de aceite hirviendo pero que milagrosamente logró salir con vida de eso; después fue sentenciado a prisión en la isla de Patmos, y ya viejo fue liberado y murió en Turquía.

¿Qué te parece? ¿Notas la diferencia entre el Evangelio que vivíeron, y por el que estuvieron dispuestos a morir, estos discípulos y el mensaje que se predica hoy en día en muchas iglesias?

Mi hermano Francis Montás lo expone de esta manera:

"No se cuenta en la historia que ninguno de ellos estuviera CANCELANDO, DECLARANDO O DECRETANDO A LA HORA DE SU EJECUCIÓN. Se imagina usted... ¿por qué Pablo no canceló la lanza que lo decapitó? ¿Por qué ninguno de ellos decretó que los instrumentos de su muerte junto con sus verdugos se convirtieran en polvo en ese momento?

Hay que ser muy atrevido para que en este tiempo, por cualquier cosita, los cristianos estemos decretando, cancelando y declarando; y no estamos ni lejos de sufrir lo que sufrieron estos hombres de Dios.

Olvídese; que si a usted le toca, en la voluntad de Dios, le toca; por más que declare, cancele o decrete. Si usted es hijo o hija de un Dios soberano que ha hecho lo que ha querido; confié en su Dios. Él no ha perdido poder para sanar, libertar, rescatar, restaurar; y tampoco deje de orar para que Él se glorifique; pero también Él puede permitir la aflicción. 

Así que la próxima vez, antes de cancelar, declarar o decretar, piénselo bien; porque podría estar haciendo el ridículo."

Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Plus.Google.com/+EmanuelBetances
Hace unos años que Dios comenzó a transformarme.

¿Por qué digo esto?

Bueno, aunque crecí prácticamente en la iglesia, yo no tenia pasión por conocer más de Dios. Rara vez estudiaba seriamente la Biblia y mucho menos le hablaba a nadie de Jesús fuera de la iglesia.

¿Qué o quién me hizo cambiar?

Dios. Él decidió hacerme ver la gran necesidad que yo tenia de conocerle y de hacerle conocido.

Cuando veo a gente que tiene años en la iglesia y que raramente comparte de su fe en Jesús, me veo a mi mismo hace unos años. Yo era así y Dios tuvo misericordia de mi.

Recuerda que si has conocido a Jesús y has experimentado de Su amor y gracia, tus amigos que no le conocen necesitan que tú les testifiques de Él.

¿Tienes miedo al rechazo o te da vergüenza hablar de Jesús?

Jesús te dice: "¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma?  ¿Hay algo que valga más que tu alma?  Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje en estos días de adulterio y de pecado, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en la gloria de su Padre con sus santos ángeles." Marcos 8:36-38 NTV

Y recuerda que: "El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios." 1 Corintios 1:18 NVI

Si esta nota ha sido de bendición para ti, por favor compártela con tus amigos. ¡Gracias!


Por Emanuel Betances / Se permite la reproducción citando la fuente
ebetances.com
Twitter.com/ebetances
Facebook.com/emanuelbetances
Plus.Google.com/+EmanuelBetances